Economía circular en la oficina

ECONOMÍA CIRCULAR EN LA OFICINA

Si te gustó ¡comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

ECONOMÍA CIRCULAR EN LA OFICINA

Más claro, el agua. Es una realidad. La economía circular constituye hoy en día, el único modelo que garantiza la minimización del impacto medioambiental negativo de tu lugar de trabajo, de tu oficina.

A estas alturas, seguro que has oído hablar del termino economía circular, aunque puede ser que no conozcas realmente en qué se basa o como puedes ponerlo en práctica en tu entorno de trabajo.

Sintetizando al máximo, podríamos decir que economía circular están muy relacionadas con los conceptos de compromiso y responsabilidad ante el medio ambiente.

El concepto de economía circular promueve la producción de bienes y servicios de la forma más sostenible posible, minimizando el consumo, el tiempo, las fuentes de energía y los desperdicios y residuos generados.

Fomentar la economía circular en tu oficina, y en tu vida en general, es tan sencillo como asumir el estilo de vida de la “Multi R”:

Repensar, rediseñar, refabricar, reparar, redistribuir.

Dedica de vez en cuando un momento para plantearte lo que funciona bien y lo que no en tu entorno. Cuestiónate si podrías hacer algo para que funcionara mejor, para aumentar la eficiencia, si el volumen de residuos se podría reducir, etc.

Después pensar y repensar, organiza tu mente y traduce las nuevas ideas en algo tangible que respete el medio ambiente y el entorno que te rodea. Si volvemos a diseñar, subimos el primer peldaño para conseguir que un nuevo proceso productivo nazca.

Las personas y los equipos tienen que adaptarse a una nueva forma de producir. Debemos adquirir la conciencia necesaria y hacer los ajustes necesarios para que se respeten los procesos realmente sostenibles y perdurables

Seguro que eres “manitas” y no lo sabes. Ponte manos a la obra y no tienes nada. Alarga la vida útil de los productos que te rodean, arregla todo lo que puedas. Busca otros usos alternativos para los materiales que te rodean.

Aprovecha los recursos que sabes que no se están utilizando para lo que en un principio se destinaron y utilízalos en otro departamento, otro servicio, otro producto.

Reducir, reutilizar, reciclar y recuperar la energía.

No es posible un mundo sin residuos, al menos hoy en día, pero intenta reducirlos al máximo. Aporta tu grano de arena. La montaña será cada vez más grande.

Vuelve a utilizar los productos desechados y dadle un uso igual o distinto a aquel para el que fueron concebidos. Este proceso hace que cuantos más objetos volvamos a reutilizar, menos basura produciremos y menos recursos tendremos que gastar.

Aprovecha los residuos de los materiales a través de una serie de procesos para volver a fabricar nuevos productos con el mismo material. Agrupa como una hormiguita los residuos de tu oficina y mándalos a reciclar.

Ser responsable con el medio ambiente supone estar comprometido con un conjunto de acciones diarias que realmente nos pueden llegar a suponer un esfuerzo. Por tanto, si queremos tener comportamientos ecosostenibles en la oficina, en nuestro entorno de trabajo, necesitamos desarrollar nuestras tareas en un ambiente cómodo y de motivación que nos anime a afrontar esas pequeñas inconveniencias personales con energía positiva.

¡¡Sonríe, hoy puede ser un gran día!!

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe información sobre nuestros talleres y las últimas noticias de economía sostenible y ecológica

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.