Desde ASUFIN te presentamos 5 trucos para ahorrar siendo sostenible

Te damos los mejores consejos para ayudar a tu bolsillo y al planeta, con 5 formas de ahorro en tu día a día

Si te gustó ¡comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Te damos los mejores consejos para ayudar a tu bolsillo y al planeta, con 5 formas de ahorro en tu día a día

Ser sostenible es totalmente compatible con disfrutar de tu día a día sin privarte de nada. Ya que, es un concepto que consiste en satisfacer tus necesidades sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones, garantizando el equilibrio entre el crecimiento económico, el cuidado del medio ambiente y el bienestar social. Y, además, de todo esto te permite ahorrar dinero y beneficiar a tu economía familiar. Por ello, te damos 5 trucos para que tú también puedas disfrutar de esta forma de vida.

1. Disfruta de la naturaleza: Pasar tu tiempo libre en el campo es tu tipo de ocio que cada vez está más de moda, ya que te ofrece una gran variedad de actividades y generalmente gratuitas. Pasar el sábado dando un paseo por el monte disfrutando de la fauna y la flora es una buena forma de reconectar con el entorno.

2. DIY proyects: Los proyectos Hazlo Tú Mismo o en inglés Do It Yourself, muchas veces hacemos compras por aburrimiento o rutina cosas que de verdad no necesitamos. Utiliza la regla de las 3Rs para crear tus propios proyectos. El reciclaje creativo es todo un arte es sencillo, barato y en el que puede participar toda la familia.

3. Fomenta la movilidad sostenible: Desplazarse en bicicleta o transporte público puede ser más pesado, pero es más económico y mejor para tu salud y el medio ambiente. En el caso de que no fuese posible intenta siempre compartir el coche para amortizar tu viaje.

4. Elige la economía colaborativa: Comparte o intercambia los productos que generes por ejemplo de tu huerto, apuesta por el comercio de segunda mano o incluso el trueque de productos que ya no uses por otros que necesites.

5. Haz tu casa sostenible. Trata de ahorrar luz y agua, esto reducirá tus facturas de forma notable. Además, si es posible intenta renovarla para que sea más ecológica, por ejemplo, comprando electrodomésticos que sean más respetuosos con el medio ambiente puede ser una gran inversión de primeras pero a largo plazo conseguirás ahorrar mucho dinero.