La financiación de actividades contaminantes nos llevan a un nuevo ‘Lehman Brothers’

Nos sumamos a la campaña promovida por Finance Watch para que los líderes de la COP26 afronten medidas eficaces

Si te gustó ¡comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El cambio climático tiene consecuencias económicas directas: subida de primas de riesgo o pérdida de valor de los activos de combustibles fósiles en las carteras de bancos y aseguradoras

Nos sumamos a la campaña promovida por Finance Watch para que los líderes de la COP26 afronten medidas eficaces

Nos hemos sumado a la campaña promovida por Finance Watch para exigir a las autoridades asistentes a la Conferencia sobre el cambio climático, la COP26, en Glasgow, Reino Unido, del 31 de octubre al 12 de noviembre, que adopten medidas reales para parar el calentamiento global.

Corremos el riesgo de sufrir otra crisis financiera, como la vivida en la década pasada con la caída de Lehman”, afirma la carta, firmada por nuestra asociación entre otras muchas organizaciones europeas, y que ha sido enviada hoy al presidente designado por Naciones Unidas para la COP26, Alok Sharma, así como a todas las delegaciones de UE, EEUU y Reino Unido; a los miembros del Parlamento Europeo y a todos los ministros de Finanzas de la UE.

“Existe un reconocimiento global de que esta crisis también amenaza con la estabilidad de nuestro sistema financiero y a pesar de las promesas de emisiones netas cero, la mayoría de los bancos y aseguradoras siguen financiando y asegurando actividades relacionadas con los combustibles fósiles”, razona la misiva.

El impacto es directo. Las frecuentes catástrofes naturales están haciendo subir las primas de las coberturas de los seguros, dejando a consumidores, empresas e instituciones financieras expuestos a los riesgos relacionados con el cambio climático. Además, con la transición a una economía con bajas emisiones de carbono, los activos de combustibles fósiles de los bancos y las aseguradoras disminuirán rápidamente su valor o lo perderán todo. Esto provocará pérdidas masivas para las instituciones financieras, lo que podría dar lugar a que requieran rescates, en los que el ciudadano es el que paga.