¡La acción climática es una oportunidad para todos!

¡La acción climática es una oportunidad para todos!

Si te gustó ¡comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Cómo la transición ecológica debe y puede beneficiar la vida cotidiana de los consumidores   

¿Sabías qué uno de los principales retos de la rehabilitación de viviendas es la importante inversión inicial? Para superar este obstáculo financiero, es necesario un aumento considerable de la financiación pública dedicada a la rehabilitación de viviendas.

Sin embargo, esta medida por sí sola no será suficiente, por lo que es necesario movilizar al sector financiero a través de instrumentos financieros innovadores como sistemas de facturación, vinculados a una obligación de resultados para el proyecto de renovación, que permitan a los hogares afrontar la inversión de un mejor aislamiento.  Los marcos monetarios y financieros para estimular a los bancos minoristas a hacer que las hipotecas y los préstamos ecológicos estén disponibles, sean seguros y asequibles para los consumidores.

Otro obstáculo al que los consumidores se enfrentan es a un proceso de decisión muy complejo. Aquí entra en juego la idea de las «ventanillas únicas». Se trata de centros locales -tanto en formato físico como digital que ayuden a la gente a encontrar información de la A a la Z sobre cómo renovar su casa.

En el caso de los bienes de consumo, la política de productos de la UE debe ampliar el éxito de las mejoras de eficiencia energética del diseño ecológico a nuevas categorías de productos, como los aparatos de calefacción y refrigeración o los paneles solares.

Por último, para que los consumidores puedan desempeñar un papel activo en los mercados energéticos, hay que aplicar plenamente las normas acordadas a nivel de la UE en el «Paquete de Energía Limpia». Esto incluye las relativas a la flexibilidad de la demanda, que pueden ayudar a los consumidores a ahorrar considerablemente en sus facturas de electricidad, y las medidas que permiten a los consumidores generar su propia electricidad. Se necesitan fuertes medidas de apoyo a los hogares con bajos ingresos para evitar que queden atrapados a una costosa calefacción fósil y a un elevado consumo de energía.

Los Estados miembros deberían dedicar una parte mínima de sus medidas de eficiencia energética incluyendo las relacionadas con los Planes de Obligación de Eficiencia Energética, para ayudar a los consumidores pobres de energía a renovar sus hogares o conseguir aparatos de calefacción más eficientes.